top of page
Buscar
  • Foto del escritormatheusrodriguesco3

Una misión casi imposible.

Fue en noviembre de 1999 cuando tuve mi primer contacto con un refugio para refugiados. Al otro lado del mundo, en un país pequeño, en el extremo este de una hermosa isla llamada Timor. Unas semanas antes, su población había votado por la independencia. En represalia, las fuerzas paramilitares en Indonesia llevaron a cabo una campaña de terror, asesinando a miles de personas, violando a cientos de mujeres y niñas, destruyendo escuelas, edificios públicos, comercios, casas y provocando el desplazamiento forzado de más de 300.000 personas. En menos de 3 semanas, la hermosa capital Dili quedó reducida a cenizas.


Estaba participando en una conferencia misionera internacional en Foz de Iguazú cuando recibimos una solicitud de oración urgente de un equipo de misioneros brasileños que estaban desaparecidos en Timor. Después de la reunión, hubo una discusión sobre qué más se podía hacer. Había ganas de hacer algo, pero ¿qué? ¿Cómo entrar a un país en guerra? Varios misioneros experimentados del norte global y Los Ángeles afirmaron que por razones políticas no podrían obtener una visa. Por otro lado, algunos recordaron que debido a nuestra herencia portuguesa común y la gran simpatía que el pueblo timorense tenía por nosotros los brasileños, sería estratégico si alguien estuviera dispuesto a ir y tratar de localizarlos. Oré, hablé con mi esposa y mis consejeros y me ofrecí como voluntario. Con el apoyo de amigos, recaudamos fondos para la compra de entradas y algo de comida (luego nos decidimos por la leche en polvo) para los miles de niños sin hogar. También compramos unos cientos de Biblias y, en menos de una semana, Margaretha, Hsiung y yo nos embarcamos en uno de los viajes más impactantes que he hecho.


Confieso que no teníamos ni idea de lo que íbamos a encontrar. Volamos a Yakarta y de allí a Bali, donde intentaríamos volar a Timor. Pero no hubo vuelos. El único vuelo semanal debía partir hacia Timor Occidental 3 horas antes de que pudiéramos llegar. ¿Qué hacer? ¿Vuelve? ¿Abandonar la misión y rendirse? ¡En el! En un gran paso de fe, entendemos que Aquel que nos llevó allí podría hacer lo imposible. Decidimos embarcarnos, incluso contra todas las posibilidades. ¿Cuál fue nuestra alegría cuando nos acercamos a esa pequeña pista de aterrizaje y vimos un solo avión allí abajo? ¡Debe ser nuestro! Tiene que ser nuestro… y, 3 horas tarde, ¡¡¡ahí estaba !!! No sabíamos el motivo de tanta demora, pero nuestro avión se detuvo justo detrás del otro y, sin siquiera pasar por la sala del aeropuerto, ¡abordamos la pista allí mismo! Recuerdo cómo nos miraban incrédulos mientras cargábamos las muchas cajas y mochilas con leche en polvo y Biblias nosotros mismos, de un avión a otro.


Aterrizamos en Timor Occidental. Estábamos cerca, pero las cosas se pusieron cada vez más difíciles. Debido a la guerra, la frontera, las carreteras, los vuelos y las comunicaciones quedaron bloqueadas. ¿Por qué vas a Dili? Los que podrían haberse ido ya. Quien esté allí ahora no puede irse. ¿Estás seguro de que quieres ir allí? Experimentando poderosamente la mano del Señor con nosotros, porque somos “religiosos” y llevamos una cantidad considerable de leche en polvo, nos concedieron un pase especial de la FAO (Agencia de Alimentos de las Naciones Unidas) y volamos la última parte del viaje en un avión del ejército desde Australia. . Era un vuelo de observación militar en busca de posibles focos de rebeldes ... así que volamos la mayor parte del tiempo a baja altura y con las puertas abiertas ... La llegada a Dili fue extraña. El único movimiento que vimos, todavía en la pista del aeropuerto, fue un gran grupo de refugiados que se embarcaban en un vuelo de la ONU a Australia. Recuerdo sus rostros angustiados cargando bolsas pequeñas y torpes.


Cuando salimos del aeropuerto no había taxi, ni coches, ni movimiento en la calle. Nadie para recibirnos, ni darnos ninguna información ... Parecía una ciudad desierta. ¿Qué hacer? Dónde ir…? ¿Qué hacer con nuestro precioso equipaje? Una vez más, el suministro de D'us nos encontró ... Una monja europea (no recuerdo de dónde era) nos observó de lejos y se acercó a nosotros. Cuando supo de dónde éramos y por qué estábamos allí, nos ofreció llevarnos. Pero todavía había un problema, dijimos. Tenemos mucho equipaje ... al que señaló su enorme camioneta estacionada allí mismo ... ¿Qué tienes en esas cajas? Leche en polvo, dijimos… ¡Gloria a Dios! dijo ella, que estaba a cargo de un albergue con muchos niños y, esa mañana (!) había clamado al Señor que enviara comida, ¡porque todo había terminado! Siempre piensa en los detalles ...


Dejé que Margaretha fuera a la cabaña con nuestra nueva amiga monja y fui a la camioneta. (En este punto solo éramos ella y yo. Por razones diplomáticas, Hsiung no puede abordar). A lo largo del camino, vi la única destrucción ... todo había sido quemado. Muchas manchas de sangre en el piso… Qué tragedia vivían estas personas… Nuestra primera parada fue en un gimnasio deportivo donde cientos de familias se apiñaban en espacios reducidos, durmiendo en esteras de paja, con ollas, bolsas de ropa y animales domésticos delimitando su área. . Ver a un niño con la camiseta de la selección brasileña ahí, en ese lejano y caótico pedazo del mundo.


4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page